Nuestra responsabilidad frente a la dependencia tecnológica 4

La tecnología actualmente gobierna a nuestro mundo. La mayoría de nosotros, de cierta forma, depende de las maravillas modernas de la computación, electrónica, de comunicaciones y tantas cosas más. En este post no pretendo analizar como sería nuestra vida sin la tecnología, sino demostrar el problema que puede surgir cuando nos hacemos dependientes de UNA tecnología.

Ser dependientes de una tecnología determinada puede traer muchos problemas. En la actualidad, no es raro que con el pasar de unos meses, esa tecnología quede obsoleta, o que pierda el interés económico para el desarrollador, derivando en que toda la inversión que hicimos para poder implementarla se vaya a la basura, o si tenemos mucha suerte, con mucho esfuerzo podemos migrar a una tecnología similar.

Podría escribir muchísimo sobre esto, pero creo que el problema va a quedar mucho más claro con un par de ejemplos:

“Leer más…”

El problema de la educación propietaria 2

Vivimos en un mundo gobernado por la tecnología. Convivimos diariamente con los grandes avances de la electrónica y la informática, pero es sabido que para que un pueblo pueda aprovechar todas las ventajas de estas maravillas modernas, debe tener profesionales capaces de tomar decisiones que favorezcan al avance hacia el desarrollo tecnológico. Son ingenieros, licenciados, analistas, etcétera, los que asesoran sobre que rumbo tomar y a que tecnología apostar.

En la formación de estos profesionales las universidades tienen un papel importantísimo. Son las que crean los cimientos técnicos y cognitivos que necesitarán durante toda su vida profesional, por lo que una falla durante la formación del futuro profesional puede propagarse durante mucho tiempo, afectando sus decisiones futuras, haciendo que lleguen incluso a representar un grave problema en el avance tecnológico de un país o región.

Al ser tan importantes las universidades para crear las bases del futuro tecnológico, no es de extrañar que muchas empresas busquen la manera de ser parte de la formación de los profesionales, y de crear un camino que lleva hacia la dependencia de los productos que esta empresa ofrece.

Es así como en la actualidad es común asistir a una clase universitaria y encontrarse con la desagradable sorpresa de que esta es patrocinada por alguna empresa.

“Leer más…”